domingo, 14 de mayo de 2017

Ragtime, de Milos Forman



E.L. Doctorow (Nueva York, 6 de enero de 1931 - Nueva York, 21 de julio de 2015), escribió Ragtime (1975) a modo de fresco histórico del Siglo XX, centrado en un un fiel retrato de los primeros quince años en Nueva York Las páginas de este magnífico libro se impregnan de la situación política y social, la inmigración, la pobreza, y un omnipresente racismo que marcan gran parte de un relato a caballo entre la ficción y la crónica histórica; por sus página aparecen  Houidini, J.P. Morgan, Pancho Villa, Freud, Henry Ford, la anarquista Goldman, como exponentes significativos de de la historia norteamericana reciente. Es precisamente el tratamiento de la trama uno de lo logros de la novela, pues de múltiples líneas aparentemente documentales e inconexas, Doctorow, va haciéndolas converger en un único argumento de consecuencias trágicas, durante los años previos a la Primera Guerra Mundial en los que se gestaron algunos de los movimientos que marcarían los grandes cambios sociales de dicho Siglo XX: la situación de los inmigrantes, las primeras huelgas obreras, la oposición de las personas de raza negra contra la discriminación racial o el papel de la mujer en la sociedad. La historia al servicio de una ficción dramática, dando vida a unos personajes que viven sus destinos marcados por toda esa sucesión de acontecimientos sociales que conforman el preámbulo de una conflagración mundial. El autor de El arca del agua (1995) publicó esta obra maestra de la literatura consolidando todas sus virtudes que la crítica especializada ya había observado en El libro de Daniel (1971): su escritura se caracterizó por un formalismo realista emparentado con el nuevo periodismo estadounidense, pero con una tendencia a lo experimental y una profundización psicológica en sus personajes que siempre le dio heterogeneidad a su obra. Un constante candidato al Nobel de Literatura, sospecho que desgraciadamente muy olvidado fuera de las fronteras de EEUU. 
En 1981, Dino de Laurentiis ofreció al director checo Milos Forman la realización de Ragtime. Forman ya había estrenado, con un clamoroso éxito crítico y comercial Alguien voló sobre el nido del Cuco (One Flew Over the Cuckoo's Nest, 1975) y antes de su exilio a EEUU cuando la URSS y sus aliados del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia para poner fin a lo que se llamó la Primavera de Praga, había rodado varias películas en formato comedia que lo habían convertido en una celebridad dentro y fuera de su país y uno de los máximos exponentes de la nueva ola de autores cinematográficos en Checoslovaquia, como Los amores de una rubia (Lásky jedné plavovlásky, 1965). Forman declaró, al respecto de su sintonía con la novela de Doctorow: ‟El dilema de Walker me era demasiado familiar ya desde Praga. En la Checoslovaquia comunista, uno siempre tenía que enfrentarse a los tontos que tenían poder y se regocijaban humillando a los demás. Quien se les enfrentaba, arriesgaba su sustento y, a veces, también su vida.”. Para la interpretación del comisario de policía  Forman convenció al legendario  actor James Cagney que abandonara por un momento su jubilación artística, actuando junto a Pat O`Brien, otro gran actor clásico. El diseño de producción de Laurentiis, majestuoso, junto a la magnífica fotografía del gran Miroslav Ondříček, se pusieron al servicio de las grandes dotes de Forman para recrear en imágenes el drama de Doctorow, logrando una película cuidadosamente estructurada y refinada. El planteamiento como un extenso y abigarrado puzzle de personajes (todos magníficamente interpretados), es sutil hasta su convergencia en imágenes que poseen una fuerza indudable gracias a una narrativa clásica capaz de tejer las vidas de unos personajes con hilos invisibles vía incidentes aislados que poco a poco adquieren grandes dimensiones en un drama coral que se desencadena por la lucha por el derecho a ser respetado o recibir justicia, en un contexto histórico en el que las personas de raza negra sabían que el empeño por defender una causa justa, por muy pequeña o simple que pudiera parecer, les podía costar incluso la vida. Matizar que recibe el nombre de Ragtime un tipo de música negra, generalmente a piano, surgida en el Siglo XIX en EE.UU., con sus raíces en el jazz; dicho estilo musical se hizo muy popular y comercial a principios del siglo XX, época en la que transcurre la película, a la vez que nacían también las primeras películas de cine norteamericano (nacimiento que se recrea en esta película). Cabe recordar como un ragtime muy popular, el que sirvió de banda sonora en la película El golpe, (The Sting, 1973), dirigida por George Roy Hill. En esta imprescindible película, la música de ragtime es el marco musical de la toma de conciencia de la población negra estadounidense de la primera parte del Siglo XX para reinvidicar sus derechos ante una xenofobia social por desgracia aún no superada. Absolutamente magnífica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El sueño del guerrero

El guerrero descabalga muy lentamente, deposita con pereza su escudo, sus armas en el suelo y como un ritual, procede a quitarse una arma...