jueves, 17 de noviembre de 2016

Resistiré

A ti, que me lees. Y a ti, que lo harás algún día. Si sientes que te asfixias, entre manos de sujetos injustos; si algunos amargaron tus noches, deteriorando sus días; si otros, culpables por saberse culpables, han intentando contagiarte de ira. A ti, cuya luz no puede cejar de iluminarnos a los demás, sigue teniendo fortaleza, no queremos quedarnos a oscuras. A ti, que desprendes naturaleza y libertad, vuelve a regalarnos jazmines que nos traigan recuerdos de primaveras. Y deja que te acompañe, ahora y siempre, en ese camino que tus pies han abierto, en cuyos arboles florecen las tiernas promesas de un presente que sonríe abiertamente al futuro. Y cuando llegemos al mar, no dejemos de dar brazadas, desafiando a las olas y al mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El sueño del guerrero

El guerrero descabalga muy lentamente, deposita con pereza su escudo, sus armas en el suelo y como un ritual, procede a quitarse una arma...