domingo, 9 de octubre de 2016

Ediciones Vértice (I)

Mi infancia está asociada a la lectura de tebeos (nadie empleaba aún, en la década de los 70 la expresión cómic para referirse a ellos) y ocasionalmente, al coleccionismo de éstos, dado que lo más importante era tener a mano, a diario, nuevos ejemplares que leer, uno de esos esenciales parámetros infantiles que marcaban las necesidades vitales de un niño de esa década, junto a la caja de parches de la bicicleta y el dinero de bolsillo de los fines de semana. Se leían con fruición todas las ediciones de las editoriales existentes, sobre todo la omnipresente editorial Bruguera, cuyas publicaciones semanales abarrotaban, literal mente, los escasos espacios de los kioskos, templos de obligada visita periódica de los niños y  almacén de tentaciones inalcanzables en formato papel y de aquellas chucherías que mascábamos a diario, como si nos fuera la vida en ello.
Los superhéroes de papel aún estaban asociados al escaso material americano que lograba traspasar los estrechos límites impuestos por la autarquía franquista. Ahí estaban, como conceptos cercanos, The Phantom  de Lee Falsk y Flash Gordon de Alex Raymond, recordando a la magnífica Editorial Dolar y más tarde Buru Lan, excelente a su vez y a color. A través de la mexicana Editorial Novaro, Batman y Superman llegaban a nuestro país, en ediciones a color que contenían expresiones que nos dejaban perplejos:  "deja de platicar tantito", recuerdo que soltaba Red Ryder a Little Beaver (Plumita o Castorcito, según traducción) en una viñeta.  Cierto que Mandrake hacía hazañas increíbles y que las gestas de Prince Valiant superaban los límites de lo imaginable, pero los superhéroes con pijama, salvo los dos totems de la DC citados, no dejaban de ser un concepto nuevo, tal como entendieron Stan Lee y Jack Kirby. Y aun más inédito que estos personajes dotados de asombrosos poderes tuvieran los mismos problemas que cualquier persona corriente. De todo esto nos enteramos vía Ediciones Vértice, que a finales de la década de los 60, concretamente en 1968 comenzó a publicar, por primera vez en España, a toda la factoría de superhéroes de la Marvel, dado el éxito obtenido por esta editorial con las publicaciones de material británico: Zarpa de Acero (contando con el arte de Jesús Blasco, nada menos), Mytek, Spider...
El formato de estas ediciones, de tamaño 20,5x15 cm y con un promedio de 128 páginas a blanco y negro forma parte de las leyendas negras de las ediciones de cómics en España. No es para menos: viñetas remontadas, retocadas con absoluta tosquedad... El formato original de estos cómics debía adaptarse al singular formato editorial de Vértice y por allí estaba Tunet Vila, el famoso autor de Tumbita, retratado por Carlos Giménez en el cómic Los Profesionales (de lectura imprescindible), en labores de "dinámica y rotulación", es decir de retoques indiscriminados al material proporcionado por Marvel Cómics. Las portadas no reproducían las originales: eran recreadas, esta vez con magnífico arte, por Rafael López Espí, una de las claves del absoluto éxito, no obstante de la discutible labor de Tunet Vila, de la Editorial Vértice y del inicio del universo marveliano en España.
Cuando los niños de esa década comenzamos a leer a la Marvel, en aquellos tomosde 25 ptas de la época, hoy muy cotizados en el mercado de segunda mano, comenzó a extenderse algo así como una obsesión generalizada por su lectura. Fascinaban todos los personajes de la Marvel: Spiderman, Patrulla X ( X Men), La Masa (Hulk), Dan Defensor (Daredevil), Los Vengadores, Capitán América, Los 4 Fantásticos... Los superhéroes con pijama, problemas, que saltaban de una colección a otra, conformando un universo propio, surgidos de la imaginación de Stan Lee y Jack Kirby, así como del arte de este último, habían llegado a España y no había dudas que para quedarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

XXX Festival de Jazz de Almuñecar

Treinta años cumplidos, este verano, por el festival de jazz de Almuñecar, uno de los festivales más veteranos de Europa y un referente a...